jump to navigation

Memorias – Marta Santos mayo 25, 2009

Posted by conexioniberoamerica in Memorias.
Tags:
5 comments

Todos tenemos alguna historia o anécdota sobre nuestra participación en el programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos. De una forma u otra, las experiencias que tuvimos, contactos que hicimos o lecciones que aprendimos nos marcarán por mucho tiempo. Abriendo la sección “Memorias”, Marta Santos nos presenta su punto de vista sobre la importancia del programa en su vida.

Marta Santos

La historia de mi selección para el programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos es casi increíble. Mientras terminaba mi licenciatura en Lisboa recibí un correo electrónico del rectorado de mi Universidad preguntándome si estaba interesada en participar en la selección. Es evidente que contesté que sí. Una semana antes del inicio del programa, recibí la gran noticia de que había sido seleccionada. Después de cuatro exámenes finales de carrera en sólo una semana, muchas expectativas, el nerviosismo y noches sin dormir, embarqué rumbo a lo desconocido (en ese momento todavía no sabía hablar español).

marta_conexion3

Las tres semanas proporcionadas por la Fundación Carolina fueron inolvidables. Estoy segura que los años pasarán y seguiré siempre muy agradecida por esta experiencia. Nos fue permitido contactar con personas muy importantes del panorama económico, político y socio-cultural de Portugal, España y de la Unión Europea en general, a los cuales pudimos plantear todas nuestras inquietudes. Conocimos nuevos países, nuevas culturas, y cada día era vivido como una nueva y grande aventura. El abrir de nuevos horizontes, todo lo que aprendí, y los buenos amigos que gané fue lo que más me marcó.

Actualmente, aunque esta experiencia no tenga influido de manera directa en mi rumbo académico, ha cambiado mi modo de mirar al mundo y de entender Iberoamérica. Cada uno de nuestros países tiene calidades y recursos abundantes en áreas particulares y está, también, en nuestra mano hacer que todos cooperen. No porque seamos “líderes”, no significa que en lo personal me gusta mucho la palabra, pero porque somos jóvenes conscientes de nuestro papel en la sociedad y con ideas para cambiar el mundo es que alzo mi voz para decir; ¡ Adelante, Conexión!

Marta Santos es Portuguesa, física, estudiante de doctorado en Teoría de los Juegos y miembro de la Conexión Iberoamérica.

Anuncios

La hora del optimista mayo 20, 2009

Posted by conexioniberoamerica in Reflexiones.
Tags: , ,
9 comments

La crisis financiera es sin duda el tema más comentado este año. Preguntas como “¿De dónde vino?” o “¿De quién es la culpa?” fueran seguramente hechas por todos los medios de comunicación exaustivamente, pero también por nosotros. En el texto “La Hora del Optimista”, Carlos Santonja explica y expone su punto de vista sobre la situación económica, además de cuestionarnos sobre nuestro papel para salir de la crisis.

La hora del optimista

Carlos Santonja

Hará ya unos dos años desde que la gran bola de la economía mundial empezó a rodar pendiente hacia abajo llevándose por delante ilusiones, esperanzas y años de sudor y esfuerzo. Por aquel entonces la mayoría de la gente, gobiernos y empresas aún vivían los años de abundancia y alegría posteriores al pinchazo de la burbuja tecnológica en 2001, pero algunos avispados observadores empezaban a temer que la situación que se estaba generando era insostenible.

Finalmente, y debido a una conjunción de diversas causas, lo que tenía que pasar pasó: familias y empresas extremadamente endeudadas (las primeras con toda su riqueza concentrada en activos inmobiliarios que “nunca bajan”), dinero absurdamente barato durante demasiado tiempo, banqueros demasiado avispados y compradores de activos financieros que no sabían qué clase de productos estaban adquiriendo, Gobiernos incapaces de poner freno al momento de euforia descontrolada… La mezcla era realmente explosiva y explotó. Desde mi punto de vista, todos los actores del panorama económico tienen que asumir una parte de culpa.

optimism

Los primeros impagos hipotecarios ocurrieron y las entidades financieras se empezaron a dar cuenta de que los geniales productos financieros que habían comprado no lo eran tanto, tuvieron que asumir las grandes pérdidas generadas y perdieron totalmente la confianza unas a las otras, por lo que dejaron de prestarse dinero entre ellas. El flujo de crédito en la economía se secó de la noche a la mañana, y cualquier economía sin acceso al crédito es como un motor sin aceite.

¿Era inevitable? Unos creen que si, otros que no, pero nunca lo sabremos. Lo que está claro es que pasó y que tenemos que salir adelante. Una vez los bancos vayan asumiendo las pérdidas (un proceso que puede ser largo), el crédito tendrá que empezar a fluir de nuevo, ya que precisamente en esto consiste su negocio. Posteriormente, tendremos que trabajar en generar de nuevo la confianza necesaria para que la economía funcione y en este punto los medios de comunicación tienen un papel muy relevante. Desde mi punto de vista, la gran cantidad de noticias económicas negativas que daban los medios en los últimos meses no han hecho más que contribuir a agravar la crisis, ya que aún los que no habían sufrido sus consecuencias empezaron a restringir su gasto. Aparte de lo que puedan hacer los gobiernos para mejorar las instituciones y ayudar a arrancar el motor de nuevo, creo que ya está llegando el momento de ser optimistas. Los que se no se dejen llevar por la corriente pesimista serán quienes seguirán buscando y, estoy seguro, encontrarán oportunidades para progresar y construir proyectos que ayuden a generar empleo, crear cultura o descubrir nuevos fármacos. Creo que para salir de la crisis hace falta tener esta actitud, ¿la tenemos?

Carlos Santonja es Español, administrador de empresas y miembro de la Conexión Iberoamérica.

Conectando Iberoamérica mayo 15, 2009

Posted by conexioniberoamerica in Reflexiones.
Tags:
2 comments

Antonio Henriques

Hace aproximadamente un año recibíamos en nuestros correos un sencillo y objetivo mensaje desde la Fundación Carolina. En ese mensaje, además de felicitarnos por nuestros méritos académicos, la irrecusable invitación para participar de su reconocido programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos fue destinada a 60 estudiantes recién graduados de 19 países pertenecientes a Latinoamérica y  la península Ibérica. Ciertamente, después de la euforia inicial resultante de la conmoción por la conquista, dudas e incertidumbres empezaron a poblar nuestras mente. “¿Qué es ser un líder?”; “Cuál es mi papel en la sociedad que participo?”, y principalmente, “Al final, ¿Realmente existe y que es la llamada ‘Iberoamérica’?”. Probablemente, estos fueron  los cuestionamientos comunes entre todos nosotros.

Manos en Iberoamerica

Hoy, después de nueve meses tras haber compartido experiencias, discutido ideas y, fundamentalmente, construido lazos de amistad entre todos, se inicia una nueva etapa para nuestro grupo a través de la creación de ésta página web. Actualizamos nuestro estatus de participantes del programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos para el de miembros de la asociación Conexión Iberoamérica. Más que buenos amigos esparcidos por una distancia que va desde la Patagonia hasta los Pirineos, nos tornamos parte de una organización que nos une por sueños comunes. Desarrollar liderazgos sociales y ecológicamente responsables, ayudar a promover los cambios necesarios en las comunidades que estamos insertados y, finalmente, actuar para el fortalecimiento de la conexión cultural y genética que hace más de 500 años conecta dos continentes y múltiplas realidades también es ahora en adelante parte de nuestra misión personal.

Conociendo bien nuestra historia, compromisos y los ideales que hoy son el eje de nuestra organización es inevitable que no criemos expectativas cuanto al poder de nuestras inquietudes aplicadas a un futuro que empieza ya. En este contexto, la misión implícita de este portal es más grande que el simple intercambio y acercamientos de puntos de vista, reflexiones y propuestas de los representantes de una generación. Así, la Conexión Iberoamérica deja de ser un concepto delimitado en nuestro estatuto para tomar extensiones que ultrapasan las barreras virtuales. La Conexión somos  nosotros, nuestros sueños y nuestros vínculos, tanto afectivos como  ideológicos. Aunque esta estructura pueda parecer insuficiente, ambiciosa y abstracta para los desafíos que podamos proponernos, tengo la firme opinión de que nada puede ser más valioso o imponente que esta incipiente fuerza de voluntad.

A través de este texto y con un profundo agradecimiento a aquellos que tornaran posible la realización tanto de esta página como de nuestro encuentro en el programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos, yo declaro inaugurada más una etapa para el fortalecimiento de la Conexión Iberoamérica.

Antonio Henriques es Brasileño, biólogo, maestro en Economía de la Ciencia e Innovación y uno de los coordinadores de la Conexión Iberoamérica.