jump to navigation

Dos posturas en un pequeño gran país septiembre 1, 2010

Posted by conexioniberoamerica in Reflexiones.
6 comments

Honduras: un pequeño país cuya reciente história está marcada por acontecimientos políticos polémicos, internos y en relaciónes con otros países. Como siempre, Conexión Iberoamérica tiene como princípio la libertad de expresión, y nuestro blog es el espacio de elección para que compartamos nuestras opiniónes sobre el mundo. Poco más de un año volvido, Yolany Melisa Mejía reflexiona sobre la situación de su país.

Dos posturas en un pequeño gran país

Yolany Melisa Mejía

Un año, un mes y unos pocos días han transcurrido después de la  llamada por unos “sucesión constitucional” y por otros, “golpe de estado”. Un hecho sumamente trascendental en un país pequeño, pero ahora conocido por el mundo al evitar una violación grave a la Constitución de Honduras y a lo que en ella se prohíbe y que constituye la democracia del pueblo.

En Honduras, según disposiciones constitucionales específicas, son sólo siete los artículos irreformables –llamados pétreos –  de nuestra Constitución; el resto son totalmente reformables sin necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente, la cual rompe el orden constitucional, la vigencia de las demás leyes y suspende a las autoridades gubernamentales, para crear una nueva constitución.

En este marco legal, después de la propuesta sobre la “consulta popular” de Manuel Zelaya; los delitos comunes y políticos cometidos según las leyes; la salida de Manuel Zelaya por la fuerza; y que el Gobierno quedase en riendas de un sucesor constitucional como Roberto Michelleti,  jamás olvidaré las palabras de un amigo líder venezolano que alguna vez me dijo: “Aguanten hasta donde puedan; porque nosotros no pudimos aguantar, no tuvimos el valor y mira dónde estamos”; y el pueblo hondureño sigue aguantando.

Después del tiempo transcurrido, el país aún continúa dividido en dos posturas: 1) La que apoya la ideología y los actos cometidos por los ex funcionarios del Gobierno que dirigió el ex presidente Zelaya, al considerar que sus ideas y decisiones serían para el bien de la “mayoría”; y 2) Los que no lo apoyan, por considerar su postura está llena de artimañas e incoherencias, al vislumbrar que su objetivo último era, simplemente, perpetuarse en el poder.

La propaganda telemática de cadenas televisivas como CNN y Telesur han dejado huellas imborrables en el mundo; ya que esto llevó a países y organismos internacionales a tomar posiciones a priori y sin argumentos válidos.

Aún cuando personas y países apoyaban las decisiones tomadas en Honduras -como por ejemplo Taiwan, Colombia, Israel y Panamá- en los momentos más difíciles de la crisis política, su voz no fue hecha sentir de manera contundente. El aislamiento internacional se volvió criminal, ya que el resto de los países adoptaron posturas lesivas, sin conocer a profundidad todos los hechos, posiciones y argumentos que obligaron a Honduras a tomar decisiones, cuyas consecuencias fueron consideradas sin comprensión alguna.

Entre las instituciones que se pronunciaron en contra se encontraban la Organización de  las Naciones Unidas (ONU), la Alternativa Bolivariana para los Pueblos  de Nuestra América (Alba), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la  Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea.

El estado, miembros de las diferentes iglesias, partidos políticos democráticos, y en general, la sociedad civil se dividieron; familias se han separado, empleados han sido despedidos, instituciones fueron reformadas y otros miles discriminados por las diferentes posiciones tomadas. El tema ya se está volviendo una forma de discriminación. La pregunta es: ¿Quiénes continúa promoviendo la división los zelayistas o los constitucionalistas?

A pesar de todas las repercusiones originadas por la crisis política en un país en vías de desarrollo,  también hay hechos positivos: ahora los hondureños conocen con una mayor profundidad su Constitución y piden que se respete su soberanía; se lucha contra la corrupción y el narcotráfico con mayor vehemencia; y se exige una mayor transparencia a los diferentes organismos regulados por la comunidad internacional.

La lucha contra la pobreza continúa; la búsqueda de la superación con las esperanzas de lograr un desarrollo integral es parte de los retos que se tienen como país; y que al funcionar de forma democrática existen esperanzas y posibilidades de lograrlo.

Yolany Melisa Mejía es Hondureña, licenciada en Administración de Empresas Turísticas, y miembro de Conexión Iberoamérica.